tiemar

Isidro López en cocina

Desde pequeño me gustaba la cocina, siempre he soñado con tener un restaurante y de hecho cuando tenía unos cinco, seis años recuerdo, que en vacaciones de verano me ponía con mi primo a jugar a que tenía un restaurante y yo era el cocinero, la comida era plastilina y pinzas de tender la ropa. Pasaba el tiempo y con unos ocho años comencé a tocar los fuegos, cuchillos, etc…  yo le decía a mi madre que yo quería hacer experimentos y mi padre cuando llegaba del trabajo era quien probaba lo que hacía, mas de la mitad no se podía comer. Pero entonces comencé a fijarme en mi madre, a quien le preguntaba cómo se hacía todo que le cocinaba y como se hacía.

 

Después de pasar por la Escuela de Arte de Jerez donde comencé a estudiar escultura y terminar por conseguir el titulo de superior de interiorismo mi cabeza seguía en la cocina y no perdí la oportunidad de estudiar en la prestigiosa escuela superior de Hosteleria de Sevilla donde empecé a conocer todo lo referente a la restauración y la cocina. Más me gustaba, por muy duro que fuera.

 

Como siempre soñaba con tener algun lugar donde hacer lo que llamo yo mis locuras, y la gente las probara y disfrutaran de ellas, me lancé a montar este gastrobar: un proyecto que estaba en papel desde que estudié en la escuela de artes, con poco fondo de inversión y con lo que teníamos mis padres y mi novia, quienes me ayudaron a montarlo confiando en lo que yo hago dia a dia. Con tan solo 4 meses en funcionamiento ganamos nuestro primer premio Gurmé de la Voz de Cádiz a la mejor apertura de la provincia.

 

Prácticamente sin darnos cuenta hemos cumplido un año, con una colaboración y acogida impresionante de Javier Muñoz de La Carboná. Y en esto seguimos.

 

Disfruta con nostros.
Bienvenido a mis locuras.

un sueño hecho locura

en redes sociales